Defensa y Justicia hizo historia: venció a Coquimbo Unido y jugará la final de la Copa Sudamericana

Lo que no se dará en la Libertadores, se dará en la Sudamericana. Habrá final argentina. Definición celeste y blanca, claro, porque Defensa y Justicia derrotó a Coquimbo por 4 a 2 en la revancha por una de las semifinales y será rival de Lanús, que había eliminado a Vélez en la otra llave.

Bastó con que el Halcón abriera sus alas para pasar por arriba de un equipo chileno bastante tibio, que a pesar de empezar ganando, con todo lo que representaba el gol de visitante por el 0 a 0 de la ida, desnudó serios problemas defensivos que el equipo de Florencio Varela aprovechó a pura contundencia. Los dirigidos por Hernán Crespo fueron amos y señores de la noche: tuvieron la pelota y reaccionaron rápidamente para empatar y dar vuelta el resultado, ya que en un lapso de 13 minutos la metieron 3 veces: Pizzini y dos de Brian Romero, quien más tarde volvería a celebrar  y se transformaría en el hombre Hat Trick de la jornada. Para los trasandinos descontó más tarde Palacios.

El estreno de la novela Covid-19 tuvo su inicio en Chile cuando Defensa y Justicia cruzó la cordillera para disputar el primer chico de una de la semifinales. El gobierno trasandino instó enseguida a la Conmebol a suspender el encuentro por haber detectado tres casos positivos en la delegación visitante. Uno de ellos, Pancho Pizzini, que no solamente fue titular apenas cuatro días después en Asunción (la sede que se designó tras conocerse la postergación) sino que, además, anoche fue el responsable de abrir el camino de la clasificación. Tras recibir de Brian Romero, el volante entró con pelota y todo y empató. Un rato después, se invertirían los roles: Pizzini habilitaría al otro ex atacante de Independiente, que no falló y empezó a allanar el camino hacia la final. Romero nuevamente, pero con asistencia de Larralde, colocaría el tercero y también el cuarto, tras pase de Walter Bou que agarró a la última línea de Coquimbo dando el paso adelante. Ya era abrumador el dominio de Defensa, algo impensado para los que vieron los minutos iniciales, donde todo muy fue parejo. Aunque la sensación que flotaba en el aire invitaba a pensar que el complemento estaría demás, a los 17 Palacios achicó distancias y el dueño de casa, que hasta ese momento intentaba salir por abajo desde el área chica, buscó otras opciones para disminuir riesgos.

De hecho, Hernán Crespo fue retocando el dibujo táctico para proteger el resultado y aunque jamás perdió su proclividad al juego asociado, su equipo ocupó los espacios pensando en no pasar sobresaltos. Previsiblemente, Coquimbo creció en la tenencia y tuvo en un cabezazo de Farfán que dio en el travesaño la chance más clara la segunda etapa. El Halcón también pisó el área de Matías Cano, pero el resultado quedó clavado. Habrá final argentina. Gracias a Lanús y Defensa y Justicia, el sur de la provincia de Buenos Aires será, al menos por una noche, la capital del fútbol sudamericano. 

COPA SUDAMERICANA


 

Te puede interesar