Muerte de Maradona: revelan los documentos que prueban que Luque y Cosachov no pidieron la internación domiciliaria

Una conversación entre la psiquiatra y un colega dejan claro lo que pasaba en el entorno de los médicos del exfutbolista.

En pleno desarrollo de la ronda de indagatorias por el “homicidio simple con dolo eventual” de Diego Armando Maradona, la coordinadora de la prepaga Swiss Medical cuestionó la decisión de los médicos a cargo del exfutbolista, Leopoldo Luque y Agustina Cosachov, y aclaró que nunca se pidió la internación domiciliaria del paciente, sino un esquema de “acompañamiento con cuidados domiciliarios”.

Esta declaración de Nancy Forlini, y otras, son parte de un documento que detalla: “El equipo médico tratante del Sr. Diego Maradona (Dr. Leopoldo Luque y Dra. Agustina Cosachov) prescribió y la familia aceptó el seguimiento y atención médica domiciliaria del paciente y solicita a Swiss Medical acompañamiento con cuidados domiciliarios consistentes en: Asistencia de enfermería y Acompañamiento terapéutico”, publicó TN.com.ar.

Según indica la investigación, Forlini fue contratada como intermediaria de Luque y Cosachov y nunca tuvo contacto con el paciente. Sin embargo, los fiscales Laura Capra, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren la señalan como coautora, ya que consideran que omitió sus responsabilidades. Ella, por su parte, negó esas acusaciones a través de un escrito que presentó a la fiscalía su abogado Nicolás D’Albora.

El neurocirujano de Maradona y la psiquiatra requirieron de Swiss Medical solo esos dos aspectos (enfermería y acompañamiento). En la causa consta también la conversación que tuvo Cosachov con el psicólogo Carlos “Charly” Díaz sobre el documento, el mismo día que fue firmado, el 11 de noviembre, cuando le dieron el alta a Maradona:

—AC: Estoy pasada de rosca boludo. Tuvimos que poner el gancho en un escrito.

AC: Me siento que soy la médica de cabecera en un punto con Luque, que estoy codo a codo laburando con él, pero por el otro lado la realidad es que no, no siento que yo esté con una remuneración acorde a eso.

—CD: Agus te súper entiendo. Hagamos esto, mirá, hasta ahora fue todo muy desprolijo, de mi parte también ¡eh! Yo me encargo de que esté todo bien y de que puedas estar trabajando tranquila (...) Acá el objetivo es pasarle la pelota a la familia y después pensamos juntos estratégicamente cómo hacer para no quemarnos, después lo charlamos bien, ¿sí? Como para que esto no te insuma demasiado tiempo (...) Yo entiendo que esto de la clínica fue un quilombo bárbaro (...) Tu responsabilidad es enorme y debe ser reconocida y yo me voy a encargar de que así sea, porque con Matías (Morla) hay una llegada muy grande. (...) Matías se va a querer cortar las bolas si nos vamos los dos.

CD: El delirio de la clínica ya pasó.

—AC: El tema fue así: Leo estuvo operando, qué sé yo, y estuvo 10, 15 minutos, vino para la reunión, firmó, ni siquiera leyó lo que había firmado. Me dijo: “che fijate vos de leerlo, yo me voy”. (...) La realidad es que me parece que la responsabilidad va a terminar cayendo sobre mí.

 
Luego, tras la muerte de Maradona, la psiquiatra y el psicólogo volvieron a mantener una charla sobre el tema:

—AC: Nosotros pedimos algo (la nota que salió) y después firmamos otra cosa incompleta ¿Entendes?

—CD: Hay que correr el foco, murió porque murió. Y permitió lo que permitió Diego, y ya. Aceptamos lo que se podría el tto (sic) era para su adicción, este fue un evento fortuito, ¿cuántos cientos de miles de personas mueren al año por esto?

—AC: Tengo mucho miedo sinceramente.

—CD Acá vos no sos responsable de la internación.

—AC: Firmé como responsable, Charly.

—CD: ¿Ustedes no saben qué firmaron exactamente? ¿No se llevaron copia? ¿Eso fue lo que Luque te dijo que vos leas después?

—AC: Sí. No me llevé copia.

Además de ignorar qué habían firmado, Luque y Cosachov redujeron la presencia de los enfermeros y echaron a los acompañantes terapéuticos porque irritaban al Diez. También reprogramaron o suspendieron la visita de médicos especialistas que Maradona rechazó ver: un clínico, un neurólogo y un nutricionista. A disposición había también un kinesiólogo, pero nunca fue solicitado.

 El documento en el que Cosachov y Luque piden asistencia domiciliaria.TN.com.ar
Más tarde, Díaz y Cosachov vuelven a hablar del tema y diagraman una estrategia para defenderse:

—CD: ¿Te acordás cuando dije que había que tener médico permanente allá?

—AC: Medio locura un médico permanente. Eso no es cuidado domiciliario, Charly. Por mí que haya helicóptero también, pero digo: eso no es un cuidado domiciliario o una internación domiciliaria. O sea, ningún paciente que está en internación domiciliaria tiene un médico viviendo ahí, eso ya no es un formato de internación, entonces se tendría que haber quedado internado si tenía ese criterio. No existe ningún formato de internación domiciliaria con un médico permanente, hubiese sido algo medio chino. Si tenía ese criterio no se podría haber ido alto porque no existe ese formato de internación domiciliaria.

—CD: Yo lo quería hacer para cubrirnos 100% y que quede Swiss a morir.

—AC: Obvio, pero el tema es que Swiss no iba a hacer eso porque no es algo que se haga.

“La buena práctica médica indicaba la inmediata internación en un instituto de rehabilitación psíquica y clínica con pacientes con adictogenicidad a las sustancias,; en el caso de una internación domiciliaria, debió haber sido conformada con enfermería especializada en salud mental, acompañamiento terapéutico, nutricionista, médico clínico y equipo de salud mental, en especial psiquiatra y psicólogo que debieran haber seguido la evolución en forma diaria”, fue lo que determinó la Junta Médica que revisó la autopsia de Maradona.

Mientras, Cosachov será indagada este miércoles y Díaz el viernes. El turno de Luque será el lunes 28.

El rol de Forlini
En la citación a indagatoria, los fiscales determinaron que la Jefa Médica a cargo de la Gerencia de Cuidados Domiciliarios de Swiss Medical “omitió cumplir con los deberes mínimos a su cargo, entre los que se encontraba, de conformidad al cuadro del paciente, dotar al lugar, del personal de enfermería especializada en salud mental, acompañamiento terapéutico, nutricionista, y de la aparatología adecuada para RCP avanzada, estudios de laboratorio y electrocardiograma -entre otros- nada de lo cual suministró”.

Además, consideraron que la pediatra “omitió analizar si la vivienda cumplía con las condiciones mínimas para un paciente con la limitaciones físicas de Maradona, lo que mínimamente incluida el acondicionado de un baño adecuado a un paciente con alto riesgo de caídas, una cama acorde con protección y barandas; un sistema de control y monitoreo; la existencia de un servicio de ambulancia fijo a las puertas del domicilio, circunstancias éstas que también fueron omitidas por el resto de los intervinientes”.

Por último, señalaron que “pese a contar con pleno conocimiento del deficitario servicio de enfermería que no se encontraba especializado en tratamientos psiquiátricos, de los problemas que debían afrontar al interactuar y al asistir a un paciente de esas características; desentendiéndose de lo que ello implicaba, omitió tomar medida alguna, siendo de ese modo funcional a las conductas que ejecutaban los restantes imputados, fruto de lo cual se produjo el resultado fatídico antes mencionado, que ineludiblemente debió representarse por la condición que detentaba”.

En la respuesta de defensa de Forlini, aclara: “No forma parte de mis responsabilidades establecer cuáles son las prestaciones a brindar, sino recibir la prescripción de las mismas por parte de los médicos, gestionar su autorización por auditoría médica, que evaluará si corresponden, en función del diagnóstico y resumen elaborado por el equipo tratante. Yo no tomo contacto con los pacientes, ni realizo una evaluación de su condición clínica, ni realizo diagnósticos y menos prescripciones terapéuticas. Siempre la prescripción prestacional, tanto de profesionales, como de equipos e insumos se encuentra a cargo de los médicos tratantes del paciente, auditoría médica autoriza y yo me encargo de gestionar su cumplimiento”.

Y sigue: “En muchísimos casos, como en este, la atención en domicilio es mixta, es decir, el paciente tiene sus médicos, pero solicita prestaciones a su prepaga. En estos casos, mi responsabilidad es que las prestaciones lleguen en tiempo y forma”.

“Nunca recibí un pedido de internación domiciliaria”. La pediatra aseguró que recibió el día de la externación de la Clínica Olivos, “la solicitud de cuidados domiciliarios y el diagnóstico era: posoperatorio de hematoma subdural”, agrega.

Forlini también diferencia: “La internación domiciliaria debe cumplir con los mismos cuidados que una internación hospitalaria, pero con el beneficio de que el paciente se encuentre en su casa, con sus afectos y su cotidianeidad. En este caso, quedó clarísimo que la solicitud era exclusivamente prestacional. Incluso siempre se puso a disposición del equipo médico tratante, la posibilidad de realizar una internación, aún involuntaria, en caso de que la psiquiatra lo entendiera necesario”.

En resumen, lo que la médica de Swiss Medical sostiene es que las decisiones en torno a la salud y la situación de Maradona fueron tomadas por Luque y Cosachov y que ella únicamente se limitó a coordinar las prestaciones y servicios solicitados por ellos a la prepaga. También remarcó que, como médica pediatra, jamás podría haber tratado a Maradona.

En un escrito presentado en fiscalía, el abogado D´Albora puntualizó: “Lo que hizo Nancy Forlini, a pesar de que no formaba parte de su deber, fue, de buena fe, sugerir prestaciones a un equipo médico que se encontraba paralizado”.

 

Te puede interesar