Miles de pampeanos marcharon en defensa de la Universidad Pública

"Parece mentira que tengamos que salir a marchar por esto, porque la universidad es uno de los pilares de este país, pero acá estamos. Fijate, hay gente de todos los colores políticos, Milei es el único que no la ve". Esa frase, que soltó una mujer que se acercó a la plaza San Martín junto a unas decenas de miles de personas para participar de la jornada en defensa de las universidades nacionales y el sistema científico argentino ante el brutal ajuste que impulsa el Gobierno nacional, sintetiza lo que se vivió ayer en la capital pampeana.

La Arena

La expresión se dio en el medio de una multitud, que desde temprano copó el frente de la Universidad Nacional de La Pampa y gran parte de la plaza. La jornada comenzó a las 16 en el marco de una Marcha Federal convocada en todo el país.

Desde esa hora comenzaron a acercarse cientos de personas para manifestarse en defensa de las universidades nacionales. "Nosotros tomamos las calles", dijo el orador del acto y ante una ya evidente multitud que desbordaba la calle.

Estudiantes, docentes, no docentes, investigadores de institutos y autoridades universitarias llevaron la posta de un reclamo que también contó con el apoyo de movimientos sociales, organizaciones sindicales y partidos políticos. La tan buscada unidad obrero-estudiantil se materializó ante el ataque que sufre la universidad, al igual que otros organismos que aportan al desarrollo del país y actualmente están siendo desmantelados.

Con libros, carteles, banderas, bombos y platillos escucharon los distintos discursos que se leyeron y disfrutaron de las propuestas artísticas y musicales que amenizaron la tarde. "Defender la universidad es defender la patria", "Defendamos la educación pública, la ciencia argentina y las universidades nacionales", "seamos la pesadilla de quienes quieren robar nuestros sueños" o "hay que ser cagón para no defender a lxs estudiantes" fueron algunas de las consignas que se podían leer.

Motor de la democracia.

Pasadas las 18.30, previo a la multitudinaria marcha hasta la rotonda del Centro Cívico, se dio paso a la lectura de un discurso unificado para todo el país por parte de representantes de la comunidad educativa. "La Universidad Pública argentina atraviesa un período crítico como consecuencia de las políticas implementadas por el gobierno nacional", advirtieron y convocaron a la ciudadanía a "trabajar para sostener las universidades abiertas haciendo docencia, investigación y extensión. Las universidades públicas son uno de los motores de la democracia, la producción y los lazos sociales".

En esa línea, advirtieron que las universidades "han sufrido un fuerte ajuste en términos reales en los denominados gastos de funcionamiento. Llegamos a marzo de 2024 con un presupuesto de gastos a valores de septiembre de 2022. El incremento del 70% de estas partidas, dispuesto para el mes de marzo, más el reciente anuncio, en el marco de esta convocatoria, de un 70% adicional, constituyen un aliciente aún insuficiente en tanto la inflación fue de un 300% en el mismo período de tiempo. Además, las obras del Programa Nacional de Infraestructura Universitaria, que habilitaba la posibilidad de desarrollar la infraestructura incorporando obras que por su envergadura es imposible afrontar con propio presupuesto, se encuentran paralizadas y no hay certezas ni información respecto de su continuidad".

Deterioro salarial.

En otro tramo, indicaron que "más del 90% de lo que el Estado invierte en la Educación Superior se destina al pago de salarios de quienes trabajan como docentes y no docentes en las universidades. En estos últimos meses, el salario de las trabajadoras y trabajadores ha perdido 50% respecto de la inflación. Este deterioro salarial se hermana con el del resto de los sectores del mundo del trabajo".

 A su vez, reivindicaron los Convenios Colectivos sectoriales y la paritaria nacional, donde Nación "malversa su participación, imponiendo aumentos paupérrimos de manera unilateral. Exigimos paritarias libres, sin techos, para garantizar salarios acordes a la situación inflacionaria y que permita recuperar con urgencia lo que se ha perdido". No dejaron de mencionar la necesidad de que "se mejore de manera urgente la situación de las jubiladas y jubilados que atraviesan otro período de pérdida salarial, y que se restituya inmediatamente el Fonid para toda la docencia inicial, primaria, media, terciaria y preuniversitaria. Rechazamos la política de ajuste y disciplinamiento. La comunidad universitaria se organiza, resiste y se solidariza con todos los sectores que hoy atraviesan una situación similar o peor por afrontar despidos masivos".

Becas.

En otro tramo, enfatizaron que "la educación es un derecho humano fundamental porque se impone sobre el ingrato azar de la desigualdad. Defender esta concepción de la educación es de vital importancia y, más aún, en una universidad argentina en la que sus estudiantes se enfrentan al aumento generalizado de precios que impacta sobre salarios, servicios, alquiler y transporte, poniéndose en jaque el acceso, la permanencia y el egreso".

 Ante esto, señalaron que las becas "son fundamentales para democratizar; sin embargo, su recorte es alarmante. Estas decisiones del Gobierno Nacional hacen que el desguace sobre las herramientas conquistadas sea prácticamente total".

"Asumimos la tarea de defender inclaudicablemente el acceso a la educación a las grandes mayorías. No queremos que nos arrebaten nuestros sueños. Somos orgullosos hijos e hijas de la Universidad Argentina; somos la Universidad pública, gratuita e irrestricta en el ingreso, de excelencia, con libertad y equidad. Somos la Universidad para el gran pueblo argentino. Por eso, lucharemos, en una irrenunciable resistencia democrática y pacífica, por la educación que queremos, por el país que anhelamos", añadieron.

Momento crítico.

En el discurso advirtieron que "los sectores científico-tecnológicos y de investigación nacionales atraviesan uno de los momentos más críticos de su historia. La ciencia y la tecnología forman parte de la Universidad Pública ya que la investigación es uno de sus pilares. Muchas investigadoras e investigadores no llegan a fin de mes y carecen de información cierta sobre la posibilidad de continuar con sus proyectos por los recortes en Conicet, así como en Institutos dependientes de las Universidades. La ciencia y tecnología son aspectos sustanciales para la producción de soberanía, desarrollo y progreso".

"El desfinanciamiento de la universidad y el sistema científico va en desmedro de los declamados objetivos de lograr el crecimiento económico. Es un retroceso para la economía del país que puede tener en las exportaciones basadas en la economía del conocimiento un sustento significativo", continuaron.

"Creemos en la capacidad igualadora de la educación pública y gratuita, en el poder transformador de la Universidad como formidable herramienta de movilidad social ascendente y en el aporte diferencial y sustantivo que la producción científica hace en la sociedad del conocimiento. Todos los problemas que tenemos se resuelven con más educación y Universidad pública, con más inversión en ciencia y tecnología. La educación nos salva y nos hace libres. Convocamos a la sociedad Argentina a defenderla", concluyeron.

"Es una gran demostración"

La vicerrectora de la UNLPam, María Ema Martín, señaló que "es muy angustiante" el recorte presupuestario a las universidades nacionales. A su vez, afirmó que no ven voluntad de diálogo de parte del Gobierno nacional.

"Estoy conmovida, viendo desde temprano lo que sucede acá y en el resto del país. Creo que es una gran demostración de lo que necesitamos, la fuerza de la universidad y la educación pública, y de todo lo que promueve: transformación social, desarrollo, investigación, formación profesional", sostuvo en diálogo con LA ARENA, previo a la multitudinaria marcha que copó las calles de Santa Rosa.

Consultada sobre cómo vive el ajuste desde dentro de la gestión, señaló que "es muy angustiante. En 40 años de democracia universitaria que he vivido, realmente no hay muchas salidas que vea con certeza".

"Recuerdo las marchas en el gobierno de (Raúl) Alfonsín, (Carlos) Menem, (Domingo) Cavallo, algunas que se hicieron en los gobiernos de Néstor y Cristina (Kirchner), las de (Mauricio) Macri… Pero había canales de comunicación y de diálogo, y se llegaba a un acuerdo. Hoy es difícil", añadió.

En esta línea, se mostró "sorprendida" ante el rechazo al diálogo y la violencia con la que se ataca a las universidades. "Me sorprende que funcionarios del Estado, muchos de ellos formados en universidades públicas, hablen así desde ese lugar, de tratar este reclamo como un berrinche'", indicó.

Por su parte, Francisco Marull, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas, destacó que fue "un día histórico".

"Estamos muy contentos, hay mucha gente", afirmó, en diálogo con LA ARENA. "Hoy va a ser un día histórico para el sistema universitario, para la UNLPam y para la provincia", sostuvo.

"La provincia y la región reconocen a nuestra universidad y lo que significa: un espacio de transformación para las aspiraciones y proyectos de mucha gente, y al mismo tiempo una posibilidad para el desarrollo de la provincia. Por eso es importante que la defendamos, para nosotros, para nuestros hijos y para los que vienen", cerró.

Macristas y Mileistas, afuera.

La marcha de anoche en la ciudad tuvo participación de dirigentes de distintos partidos políticos que se sumaron a la movilización en defensa de la educación pública y en contra del desfinanciamiento a las universidades nacionales. Entre las miles de personas que marcharon por las calles céntricas hubo radicales, peronistas, socialistas y de partidos de izquierda, pero no se vio a ningún dirigente del PRO y mucho menos a las caras visibles que La Libertad Avanza, el partido de Milei, tiene en La Pampa.

Lo más visto
1718568190721

Se incendió el viejo techo del Megaestadio

La Arena
Provinciales

Un incendio de considerable magnitud se desató esta tarde en un sector contiguo al Megaestadio. Las placas que integraban el viejo techo de la construcción se prendieron fuego y generaron un humo tóxico. Los bomberos solamente pudieron trabajar sobre un sector que no había sido alcanzado por las llamas porque las placas que ya estaban incendiadas están elaboradas con un material que facilita que se avive el fuego si se le echa agua.