Frente frío: alerta por muy bajas temperaturas para el inicio de la semana

La semana arranca con temperaturas muy bajas en el AMBA, lloviznas y cielo mayormente nublado. Qué pasará el resto de los días, según el SMN.

Interés General - Clima Noticlick Noticlick

Después de un fin de semana que se caracterizó por temperaturas muy por debajo de las marcas que venían registrándose desde el comienzo del otoño, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió un alerta por la presencia de un frente frío en la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores en el comienzo de la semana.

Lo recomendable es abrigarse bien durante la mañana y cuando se oculta el sol, sobre todo los niños, los adultos mayores y aquellas personas que arrastran problemas respiratorios.

Para este lunes se esperan lloviznas por la mañana y cielo mayormente nublado durante el resto de la jornada, además de vientos del sudeste, con una temperatura mínima de 7 grados y una máxima de 14, por lo que será el día más frío de toda la semana.

Para el martes se anuncia cielo parcialmente nublado, vientos del sudeste rotando al norte y los termómetros se ubicarán entre los 7 y los 16 grados.

El miércoles, según anticipó el SMN, se espera cielo parcial a mayormente nublado y vientos del norte, con una temperatura mínima de 9 grados y una máxima de 18.

El jueves se prevé cielo parcialmente nublado, vientos del oeste cambiando al noroeste y las marcas térmicas irán de los 12 a los 19 grados, por lo que será el día más "agradable" de toda la semana.

Ya el viernes se anuncia cielo mayormente nublado, vientos del norte rotando al noroeste y los termómetros se ubicarán entre los 11 y los 18 grados.

Por su parte, el sábado se espera cielo mayormente nublado y vientos del sur cambiando al sudeste, con una temperatura mínima de 13 grados y una máxima de 17.

Te puede interesar
Lo más visto
1718568190721

Se incendió el viejo techo del Megaestadio

La Arena
Provinciales

Un incendio de considerable magnitud se desató esta tarde en un sector contiguo al Megaestadio. Las placas que integraban el viejo techo de la construcción se prendieron fuego y generaron un humo tóxico. Los bomberos solamente pudieron trabajar sobre un sector que no había sido alcanzado por las llamas porque las placas que ya estaban incendiadas están elaboradas con un material que facilita que se avive el fuego si se le echa agua.