Le salvó la vida practicándole RCP y después se dieron dos extrañas coincidencias

Nacionales Por
El suboficial del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) Diego Fernández le salvó la vida a un adolescente al practicarle RCP cuando se encontraba desvanecido, en un episodio ocurrido en la localidad de Dolores.
Sin títulobaner rcp

Fernández estaba de franco de servicio y acudió al pedido de auxilio desesperado de una vecina que clamaba por la vida de su hijo desvanecido.

El penitenciario ingresó a la vivienda para asistir de inmediato al adolescente de 13 años, quien yacía inmóvil en la cama y ya sin signos vitales.

Rápidamente comenzó a realizarle las primeras maniobras de Resucitación Cardio Pulmonar (RCP), ya que no encontraba el pulso de la víctima.

Sin embargo, sin desanimarse continuó hasta que obtuvo la primera reacción del adolescente que tomó la primera bocanada de aire luego de despedir saliva.

A partir de allí, continuó buscando su recuperación lentamente hasta que luego de palmearlo, mojarlo y hablarle continuamente logró que recobrara la conciencia totalmente.

Posteriormente, lo llevó hasta la ambulancia, que llegó al lugar justo cuando el joven Jagger ya se encontraba normalizado, en un hecho que duró unos 15 minutos.

Fernández es miembro del Grupo de Intervención Especial (GIE) de la Unidad 6 de Dolores. Luego de que Jagger fuera atendido en el Hospital Municipal “San Roque” y que el penitenciario volviera a su rutina diaria se produjo otra coincidencia emotiva.

Un compañero del penal de Fernández, el suboficial Héctor Lauría, lo estaba buscando y al verlo le dijo: “Jagger es mi sobrino”.

Pero esa no fue la única coincidencia, ya que cuando Diego acudió en auxilio de Jagger, lo primero que hizo fue pedir que llamaran al 911 y a la ambulancia, mientras‚ él asistía al   adolescente.

El llamado de un vecino al 911 fue atendido por un joven de 20 años, que en ese momento no sabía que estaba pasando el alerta de una urgencia que involucraba a un menor de 13 años, pero que resultó ser su propio hermano.

Luego de esta experiencia, colmada de coincidencias, el penitenciario contó que en lo personal ha sufrido la pérdida de un hermano.

“Dios me dio la oportunidad esta vez de hacer por otra persona lo que no pude hacer por él, ya que no le pude salvar la vida. Simplemente hice lo que cualquier otra persona hubiera hecho en mi lugar. Se hace lo que se tiene que hacer”, contó Fernández.

Además, prosiguió: “Agradezco al Servicio Penitenciario que es donde recibí varias capacitaciones en RCP, y como miembro del Grupo de Intervención Especial recibo formación continua que me permite poder actuar en situaciones de emergencia”.

El SPB, por medio del director General de Seguridad Gustavo García, distinguió en las instalaciones de la Unidad 6 de Dolores al Sargento 1º (EG) Diego Fernández por su accionar heroico, en donde le expresó el saludo del ministro de Justicia, Gustavo Ferrari; el subsecretario de Política Penitenciaria, Juan Baric; y el jefe del Servicio, Xavier Areses.

“Nuestra función también es la de salvar vidas”, precisó García. (NA)

Te puede interesar