Frigoríficos pampeanos listos para superar los desafíos pospandemia: les otorgaron 4.200 tn. de Cuota Hilton

Las exigencias de los mercados europeos, asiáticos y americanos para el ingreso de carne argentina asoman en la agenda de las exportaciones y se prevé, aumentarán tras la pandemia por la COVID-19. La industria frigorífica pampeana, a entender del Gobierno de La Pampa, está preparada para superar los más exigentes estándares de calidad.
112295_whatsapp-image-2020-07-16-at-16.58.38--1-

A pesar de la emergencia sanitaria la industria frigorífica pampeana siguió trabajando recostada en los decretos que incluyeron a la actividad como “esencial”. En la Provincia no se desconoce que la actividad soporta estoicamente un contexto mundial de precios bajos y con una demanda interna castigada por la crisis económica. Al respecto, las últimas estadísticas publicadas por la consultora Ecolatina confirman que el consumo de carne en el país en 2019 alcanzó los 109,5 kilos anuales por cápita, entre lo que figura el gasto en carnes de vaca, pollo o cerdo, retrocediendo un 5,3% en relación al 2018, cuando se ubicó en 115,6 kilos anuales.
A pesar de los números, en La Pampa, la producción ganadera y la industria frigorífica han dado muestras de ser un sector productivo sustentable y altamente generador de mano de obra. Así, la misma sigue jugando un papel fundamental en la economía pampeana, con la incorporación de tecnología de avanzada y altos estándares de comercialización, para seguir llevando al mundo las mejores carnes.

La vigencia de un plan
Mucho del mérito de este presente de la industria frigorífica pampeana se debe atribuir, sin duda, a la vigencia del Plan Ganadero Provincial creado durante la primera gestión del exgobernador Carlos Verna, reformulado con el Plan Provincial de Activación Ganadera y continuado por la actual gestión del gobernador Sergio Ziliotto. El mismo estuvo enfocado en la eficiencia productiva sustentable y logró generar los cambios necesarios para arribar a metas de desarrollo de crecimiento que demanda la actividad ganadera en el contexto nacional e internacional.
Aumentar el stock ganadero provincial, incremento continuo del índice de procreo, mejora en el manejo reproductivo y genético del rodeo, aumento del número de animales engordados en La Pampa, aumento de la faena provincial y propicio del bienestar del empleado rural estuvieron dentro de los objetivos.

Buenas señales
El Ministerio de la Producción, encabezado por Ricardo Moralejo, fue y sigue siendo protagonista de la realidad que envuelve a esta industria. El funcionario ofreció datos concretos del acontecer cotidiano de la industria frigorífica pampeana, marcando una tendencia optimista en cuanto al buen desarrollo de la actividad en la pospandemia.
“La actividad ganadera y frigorífica no se detuvo por la pandemia, se mantuvo relativamente bien, lógicamente que por efecto de la pandemia el mercado exportador resultó el más resentido aunque hubo un leve recupero en los últimos 60 días. Esto permitió que con el tiempo, con protocolos muy exigentes aplicados por cada una de las industrias, éstas mantuvieran un estado sanitario de excelencia ya que no tuvieron ni siquiera un caso sospechoso del virus”, afirmó.
Otro dato alentador para el sector fue la noticia de las últimas asignaciones de Cuota Hilton a frigoríficos pampeanos, “potencialmente podemos decir que el año próximo podrán estar exportando alrededor de 4.200 toneladas de carne, es un porcentaje muy importante sobre un total de 29.000 toneladas”.
Atribuyó esta realidad “a una inversión sostenida desde los años 2003/2004, con la puesta en marcha del Plan Ganadero Provincial, La Pampa comenzó la actividad con 500 toneladas de Cuota Hilton asignadas por ese entonces, y pasó a las 4.200 toneladas actuales. Este es el resultado de una importante inversión privada acompañada con políticas públicas generadas desde la Provincia, esa simbiosis de intereses permitió lograr los estándares sanitarios y las habilitaciones de las infraestructuras para acceder a los mercados más exigentes”.
El ministro, reforzando los atributos del Plan Ganadero, recordó que la Provincia pasó de tener 30 a 70 las cabañas de diferentes razas bovinas, “marcó el interés por mejorar el rodeo y una demanda de toros, en consecuencia repercutió en una demanda de los cabañeros de aumentar sus rodeos y a su vez se interesaron otros productores en el negocio de la genética, eso hizo que hoy tengamos un rodeo de altísima calidad dentro de La Pampa”.

Números
Según datos del Ministerio de la Producción, La Pampa mantiene un stock de 700 mil animales que se engordan dentro del territorio, el 70% de ese stock es faenado por las industrias pampeanas, duplicando el porcentaje de faena con respecto a los últimos 15 años. “Esto marca una tendencia positiva y hay que agregarle que la actividad de los frigoríficos pampeanos generó más de 2.000 operarios, es una industria con crecimiento y con un futuro muy importante”, afirmó Moralejo.

Animales menores
La Pampa mantiene dentro de su industria frigorífica establecimientos dedicados a la faena y comercialización de animales menores, incluyendo porcinos, caprinos y ovinos. Sobre la realidad que compete a éstos el ministro consideró que las faenas de las dos últimas especies “se siguen realizando en Santa Isabel, que progresó con habilitaciones a mercados internacionales”. En cuanto al ganado porcino adelantó el trabajo en el marco de un proyecto de instalación frigorífica a desarrollar en Winifreda, de tránsito federal, para sumar a lo realizado en Bernasconi y otros de tránsito local. “Tenemos que trabajar mucho sobre la cadena de valor del cerdo, sobre todo en cuanto a infraestructura con mayor capacidad y proyección internacional, ese es el desafío en materia de inversión a futuro”, reconoció.

Decisiones
La construcción por parte del Gobierno provincial del frigorífico de Bernasconi, a consideración del ministro, resultó “la consolidación de un proyecto que tuvo como finalidad desarrollar la actividad agroalimentaria en el sudeste pampeano, es decir, llevar a esta región la actividad industrial. Es cierto, es una industria que tardó un tiempo en ponerse en marcha porque pareciera -como dicen algunos- que el lugar está en el medio de la nada. Pero hoy está dando vida a varias localidades satélites al frigorífico como lo son Abramo y General Acha. Hoy el frigorífico de Bernasconi faena alrededor de 5.000 animales y ocupa a más de 150 empleados, considero que se cumplieron los objetivos del proyecto de leasing con opción a compra con que trabajaba el frigorífico. Hoy está a pleno en actividad y ocupación de mano de obra, con exportación a China y estimamos que habrá nuevas inversiones para elevar la capacidad de frío y faena, está prácticamente consolidado si todo se mantiene como hasta ahora”.

De pie y lista para el desafío pospandemia
Finalmente, Moralejo afirmó que la industria frigorífica pampeana está preparada para asumir el desafío de mantener las exportaciones aún ante los exigentes controles sanitarios a causa de la pandemia por COVID-19. “Tanto los (frigoríficos) pampeanos como nacionales deberán adaptarse a las nuevas condiciones y exigencias sanitarias que tendrá la industria alimentaria en general y en particular la de la carne bovina. Seguramente que será mucho más exigente la demanda internacional en cuanto a calidad alimentaria y sanitaria, con protocolos rígidos, esta adaptación será inevitable para llevar seguridad alimentaria. Los frigoríficos pampeanos están preparados, les será más fácil porque tienen estructuras nuevas y actualizadas en forma permanente en cuanto a tecnología, en registros sanitarios, hoy cuentan con el estatus sanitario que da seguridad de entregar un producto libre de COVID”, concluyó

Te puede interesar