Rodríguez Larreta y Lousteau estuvieron en General Pico

Provinciales Por diario textual
El jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodriguez Larreta, de visita en General Pico para apoyar a los candidatos y candidatas de Juntos por el Cambio, dijo que no ve “razones para que la gente cambie el voto” el 14 de noviembre. Confió que se puede ampliar la diferencia con el Frente de Todos que se obtuvo en las PASO.

Larreta llegó a Pico con el senador radical Martín Lousteau, con el fin de apuntalar las candidaturas de Juntos por el Cambio frente a la remontada que se observa en las encuestas del Frente de Todos. Brindaron una conferencia de prensa en un hotel céntrico junto al candidato a senador Daniel Kroneberger y el candidato a diputado, Martín Maquieyra.

El jefe de Gobierno porteño habló muy poco. Dijo que no cree que el electorado vote distinto a como votó en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias y al referirse a la situación política y económica sostuvo que “no se percibe ninguna vocación de diálogo” del Gobierno de Alberto Fernández y recalcó que “es necesario promover la producción y el crecimiento, que se exporte más”. Opinó que “no sirve el control de precios compulsivo” para bajar el precio de los alimentos.

“La Pampa es realmente protagonista en esta elección, aquí se define si Cristina Kirchner seguirá teniendo quórum propio y automático”, dijo.

“Los argentinos en las PASO dijeron basta. Dijeron basta de desempleo, basta de aulas cerradas, basta de inflación, basta de inseguridad”, agregó.

Lousteau, en tanto, dijo que la elección en La Pampa “es sumamente importante para lograr el equilibrio” en el Congreso y criticó las medidas que tomó el Gobierno después de las PASO. “Es volver al pasado que ya no funcionó”, dijo.

En las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de septiembre, las cinco listas de JxC le sacaron 20 mil votos de diferencia a los postulantes del Frente de Todos. Una cifra similar a la de 2017 que, finalmente, el PJ logró dar vuelta por solo 76 votos.

El macrismo-radicalismo ahora está ante la posibilidad de sacarle un senador clave y dejar sin quórum propio a Cristina Fernández en la Cámara Alta.

Por lo pronto en el peronismo han iniciado un operativo para intentar la remontada, como hace cuatro años. Sin embargo, muestras fisuras: hay una guerra interna dentro de la línea Plural, que podría terminar beneficiando a Juntos por el Cambio.

Te puede interesar