Brasil: las inundaciones ya causaron 126 muertos y las lluvias continúan

Las precipitaciones volvieron este viernes en Rio Grande do Sul, agravando la situación de las inundaciones históricas en el estado más meridional del vecino país. Las autoridades reportaron, además de las víctimas fatales, 146 personas desaparecidas.

Internacionales Noticlick Noticlick

Las lluvias regresaron este viernes a Rio Grande do Sul, donde los muertos por inundaciones históricas en el estado más meridional de Brasil sumaban 126, además de 141 personas que aún están desaparecidas, dijeron las autoridades locales.

Las lluvias intensas, vinculadas a la fuerte corriente de El Niño de este año, que se encontró con otros frentes climáticos, provocaron que varios ríos y lagos de la región alcanzaran sus niveles más altos y se desbordaran.

Las inundaciones anegaron el centro de Porto Alegre, la capital del estado, y convirtieron en ríos las calles de las ciudades periféricas, desplazando a más de 300.000 personas de sus hogares.

La lluvia comenzó nuevamente después de una pausa de un día que permitió que el nivel del río Guaiba de Porto Alegre cayera por debajo de un récord de 5 metros. El grupo de meteorología Met Sul dijo que las lluvias deberían persistir hasta el lunes, con un "alto riesgo de tormentas" durante el fin de semana.

El volumen de lluvia superó los 400 milímetros en los primeros cinco días de mayo en Rio Grande do Sul, mucho más que el promedio de entre 140 y 180 milímetros para todo el mes, informó el Instituto Meteorológico Nacional.

En Canoas, una de las ciudades más afectadas cerca de Porto Alegre, más de 6.000 personas se alojaban en un gimnasio universitario convertido en refugio.

El Gobierno estatal dijo que más de 385.000 personas no tenían agua y unas 20 ciudades estaban sin servicios de telecomunicaciones.

Fuente: NA - Reuters

Te puede interesar
Lo más visto
1718568190721

Se incendió el viejo techo del Megaestadio

La Arena
Provinciales

Un incendio de considerable magnitud se desató esta tarde en un sector contiguo al Megaestadio. Las placas que integraban el viejo techo de la construcción se prendieron fuego y generaron un humo tóxico. Los bomberos solamente pudieron trabajar sobre un sector que no había sido alcanzado por las llamas porque las placas que ya estaban incendiadas están elaboradas con un material que facilita que se avive el fuego si se le echa agua.