Santa Rosa: La familia de Nadia recibió el año nuevo en el hospital

Provinciales Por el diario
La familia pasó la fiesta en la sala de espera, acompañando a Nadia Lucero, que lucha por su vida. Tiene 22 años y dos niños. Su pareja está acusado de intento de femicidio.
nadia-lucero-familiares-1

Los familiares de Nadia Lucero no pierden la esperanza de que la joven se recupere. Este año nuevo fue distinto a cualquier otro. Lo recibieron en la sala de espera del Hospital Lucio Molas, donde la joven víctima de una brutal paliza hace más de dos semanas, lucha por su vida. El brindis, esta vez, fue más amargo que nunca.

Nadia tiene 22 años y dos hijos. Su agresor y pareja, Laureano González, permanece preso, acusado de intento de femicidio agravado, luego de haberla abandonado en la guardia del nosocomio hace poco más de dos semanas.

nadia-lucero-familiares-2

La hermana de Nadia, Luján, contó este miércoles en las redes sociales cómo fue la noche en el hospital. “En casa desde que faltó mi mamá ya no se volvió a festejar nada, se terminaron las grandes reuniones familiares. Después de 18 años, hace un mes atrás planeamos y organizamos pasar las fiestas cerca de Santa Rosa. Ya estaba todo listo, juntamos pesito por pesito hasta que pudimos alquilar una quinta por 15 días. La comida, el trasladarnos, todo estaba listo. Era volver a celebrar en familia, estábamos felices, entusiasmados como cuando éramos chicos que esperábamos estas fechas tan ansiosos porque íbamos a estar todos juntos . Todo iba súper bien”, recordó.

“Hasta el día 15 de diciembre, cuando sentí que se me caía el mundo, un llamado de mi hermana Joana me hizo llegar al hospital y al entrar a la guardia veía a mi nena Nadia ( porque eso es para nosotros, la más chiquita de 5 hermanos) en una cama rodeada de médicos y enfermeros luchando por reanimarla (una imagen que no se va a borrar nunca de mi cabeza)”, recordó. “Un bestia, un hijo de puta se cruzó en su camino y destruyó su vida, y la nuestra”, lamentó.

“Hace 16 días mi hermana, esa morocha hermosa tanto por fuera como por dentro, alegre, laburadora, confidente y lo más importante la mamá de dos nenes divinos. lucha por su vida, pelea a diario por salir de esa terapia y sé que lo va a lograr porque no he conocido a otra persona con tanta fortaleza, que nos contagia a nosotros esas ganas de seguir remándola aún cuando sentimos que ya no podemos más”, añadió.

“Hoy no celebraremos como habíamos pensado. Pero lo más importante y fundamental es que la familia va a estar junta y unida no importa el lugar ni la circunstancias, vamos a estar ahí en la sala de espera del hospital deseando y pidiéndole a Dios que dé mucha salud, que te despierte , y que vuelvas porque te necesitamos acá hija. Vos te mereces ser feliz, ya basta de tanto sufrimiento. Vamos a estar a tu lado acompañándote siempre. Ya nunca vas a estar solita”, prometió.

“Hoy es un día en el todos reflexionamos y hacemos un balance de cómo fue nuestro año. Yo no lo puedo hacer porque las cosas buenas que me pasaron ni siquiera las puedo recordar después de que te veo así como estás”, lamentó.

Y dejó un último mensaje de esperanza: “Vamos mi reina que vos podés. Alegranos el comienzo de este nuevo año. Te amamos y te vamos a estar esperando el tiempo que sea necesario mi bonita”.

La agresión

Nadia fue retenida por González el domingo 15 de diciembre durante casi 20 horas. La golpeó y la sometió a torturas. Le provocó la perforación de un pulmón y la complicación de sus órganos vitales, entre ellos los riñones. Nadia fue sometida a dos diálisis.

El ultimo sábado Nadia abrió los ojos pero su estado sigue siendo crítico. La novedad, según explicaron los médicos al padre, Jorge Lucero, y a las hermanas y hermanos de Nadia, no representa una novedad médica. Los partes se repiten al mediodía y a las 20 horas.

La familia de Nadia convocó a diferentes marchas para pedir justicia. El viernes pasado hubo movilizaciones en distintas localidades de La Pampa.

La relación de Nadia y su agresor llevaba cinco meses, de los cuales el último mes fue de convivencia. Su hermana Luján explicó que durante ese lapso Nadia fue aislada por González, quien le sacó un celular (también devolvió uno que le regalaron las hermanas) y le manejaba la clave de las redes sociales.

El agresor de la joven fue detenido 48 horas después de que la abandonó en la Guardia del hospital.

Te puede interesar