Una Aratense en Australia: "La pandemia afectó muchísimo el empleo"

Zonales Por la arena
Fiorella nació en Arata, tiene 31 años y estudió Organización de Eventos en la ciudad de Córdoba donde germinó la idea de viajar para expandir sus conocimientos laborales y culturales del mundo.
aaade4c8-31a7-4466-9a1d-de16ceeb3f4f-e1593446560893

"La pandemia afectó muchísimo el empleo", describió la joven pampeana, Fiorella Cortese, la situación que se vive en Australia durante estos meses de pandemia por coronavirus.

"Había hecho una visa de trabajo en Nueva Zelanda y sabía que Australia era similar en cuanto a facilidad para conseguir empleo y con un registro turístico diverso y completo", afirmó.

Una vez recibida, Fiorella tomó la decisión de armas sus equipajes y en marzo del 2019 arribó a Lorne (Australia) donde trabajó, hizo amigos y atravesó todo tipo de experiencias enriquecedoras.

Lo que nunca iba a imaginar era lo que pasaría meses después.

DE CASUALIDAD

La joven viajó en enero de este año a Argentina para visitar a su familia. Tras pasar unos días en casa, y disfrutar de los suyos, la pampeana regresó al país oceánico.

"Llegué el 19 de marzo a Lorne (Australia) y ese mismo día, a la noche, cerraron todas las fronteras", expresó al ampliar: "Entré de causalidad al país donde enseguida me hicieron hacer la cuarentena de 14 días".

Fiorella se mudó junto a dos amigas argentinas con quien vive, trabaja y viaja. Con ellas atravesó las partes más duras de la cuarentena inicial.

FUERTE IMPACTO EN EL EMPLEO

Cortese recordó que en un principio se declaró la cuarentena aunque no tan estricta como por ejemplo en Argentina u otros países europeos.

"Comenzaron a cerrar los colegios, restaurantes, gimnasios, y los servicios no esenciales: lo bueno es que la gente, por ejemplo, pudo salir hacer ejercicios de a dos personas en los momentos más duros de la cuarentena", indicó al reconocer que "por suerte podía salir a caminar o a correr".

Fiorella describió que no estaba permitido por ejemplo sentarse en los espacios públicos.

"El barbijo nunca fue obligatorio, lo usan, pero un porcentaje muy bajo de personas", dijo al definir que sobre todo se hizo hincapié en el distanciamiento social y en las respectivas medidas de seguridad e higiene.

"Acá se vivió de otra manera, a la vivida en Argentina, porque el número de casos fue muchísimo menor", afirmó al reconocer que "el impacto más fuerte fue el empleo".

PERTURBADOR

Con el correr de los días, y del control sanitario de la situación, Australia permitió la apertura de escuelas y colegios (aunque no en todos los estados) como así también de restaurantes que deben respetar las medidas similares a la de Argentina.

-¿Cómo viviste toda esta situación fuera del país?

-Al principio fue todo un poco perturbador porque no podía volver, estar con mi familia, y entre tanta incertidumbre tenía un poco de miedo. Con el paso de las semanas, por suerte, me fue sintiendo más segura porque no hubo muchos casos, está todo más o menos controlado, el sistema de Salud responde bien y hay control.

DEPORTES EN PANDEMIA

Durante su estadía en Australia, Fiorella trabajó de moza y de ayudante de cocina en diversos restaurantes del país.

-¿Te afectó la pandemia y el aislamiento?

-Si, porque me quedé sin trabajo. Por suerte el sector de turismo, donde yo me muevo, se activó y de hecho ya pude conseguir empleo de nuevo para volver a empezar.

Hace un par de días, la aratense se mudó a un pequeño poblado llamado Jinyabaine donde comenzará a trabajar en la próxima temporada de esquí.

"Es un pueblo, con un importante centro de esquí: vinimos hacer la temporada que arranca ahora y se extiende hasta octubre", contó al indicar que "ahora, de a poco, las cosas empezaron a reactivarse muy de a poco".

EN UNA NUEVA LOCALIDAD

-¿Cómo es tu vida ahora en esta nueva localidad?

-Bien, por lo general Australia tiene pueblos con salidas al mar, y en los ratos libres puedo hacer deportes, leer o simplemente ir a tomar mates.

Fiorella atraviesa este difícil momento lejos pero con la claridad de expandir su registro en tierras lejanas.

"Por suerte, más allá de todo lo vivido, del miedo del inicio de todo esto, ahora estamos bien, trabajando, sin mirar atrás: una vez terminada mi visa mi idea es tramitar el pasaporte italiano para directamente irme a vivir a Italia o España", completó.

Te puede interesar