Nuevas estrategias en la fase de transición de la pandemia COVID 19

A partir del día de la fecha se comenzará con una nueva etapa en la vigilancia epidemiológica con el objeto de integrar a la COVID 19 al resto de las enfermedades respiratorias de origen viral.

En esta fase de transición de la pandemia ya no se hisopará en forma general, sino que se priorizaran las siguientes situaciones:
- Personas mayores de 50 años y con condiciones de riesgo.
- Menores de 50 años con factores de riesgo para desarrollar una enfermedad grave (obesidad mórbida, enfermedades oncológicas, inmunocomprometidos por enfermedad o tratamiento, trasplantado, entre otras).
- Todos los internados por infección respiratoria aguda, graves y fallecidos.
Se llevará adelante la vigilancia genómica para SARS CoV2 de las muestras que resulten positivas para este virus. Además, se sostiene el alerta en la vigilancia ante la probabilidad de la ocurrencia de un brote y se mantiene el monitoreo en el sistema de Salud (ej. ocupación de camas).

Medidas de aislamiento y cuarentena
Las personas con síntomas de infección respiratoria aguda y los casos confirmados de COVID-19 leves no deben acudir a su ámbito laboral, educativo o social, deben extremar cuidados durante 7 días pudiendo regresar con mejoría clínica de por lo menos 24 horas.
No se determinará aislamiento en contactos estrechos de enfermos, pero si estos tienen factores de riesgo deberán tener las pautas de alarma para consultar frente a cualquier síntoma.

Difusión de la información
La misma se realizará con periodicidad semanal y se publicará en monitor público nacional, sala de situación nacional/provincial y portal de datos abierto nacional. Es decir, a partir del 18 de abril la información no será diaria sino semanal. Como toda transición requiere un período de adaptación de los sistemas informáticos, esto podría provocar algún retraso en la información inicialmente.

Medidas de prevención universales
- Uso adecuado del barbijo en espacios interiores, incluyendo ámbitos laborales, educativos y transporte público.
- Asegurar la ventilación de los ambientes
- Mantener la higiene frecuente de manos
- Evitar acudir a todas las actividades (educativas, sociales y laborales) ante la presencia de síntomas.
Se recuerda que la vacunación ralentiza el contagio y disminuye las formas severas de enfermedad y muerte.
El COFESA reconoció la importancia de sostener las medidas de prevención sobre todo en esta etapa invernal  debido a la circulación de diferentes virus respiratorios que se contagian de la misma manera.
 

Te puede interesar